“Tita de Buenos Aires, yo soy así”

312610

Tita Merello será Mercedes Funes y se confirmó que Luis Sandrini será interpretado por Damian de Santo. En otros personajes también estarán en el filme argentino Andrea Pietra, Michel Noher y Esther Goris para una reconstrucción de época que promete.

Sandrini y Tita se conocieron filmando “Tango” y él murió de amor por ella, porque era una mujer bellísima”, solían repetir los amigos más íntimos de Sandrini. Historia de una pasión intensa, los dos se habían conocido en la década del treinta. Pero durante varios años sólo fueron amigos que compartían las noches del “mundo artístico”, como acostumbraban a bautizarlo las revistas de espectáculos de la época.

En la década del cuarenta, la amistad se transformó en un amor casi adolescente, de “novios” que se escribían cartas y se enviaban flores. Cuando años después comenzó el deterioro de la relación, el fuerte carácter de Tita se hizo sentir: se cuenta que no le perdonó ni el menor desliz, y que sus celos le impedían a Sandrini una amistad con otra mujer. Después de la ruptura, Tita no quiso hablar más de ese amor. Intentó sepultarlo en el olvido, y omitió hasta el detalle más obvio. Alguna vez, sin embargo, dijo que el tiempo que compartió con él fue “hermoso, tibio, impregnado de sinceridad”.Tita nunca contó por qué se separaron.

No quería hablar de ese pasado, que marcó su vida sentimental. Con tristeza, con nostalgia, sólo dijo: “Todo cumple un ciclo. Nuestra relación cumplió el suyo. No hay que mirar más allá”. Tita y Luis nunca se casaron.

Las crónicas mundanas aseguran que la actriz Malvina Pastorino enamoró a Sandrini, y lo alejó de la Merello. En mayo de 1952, Sandrini se casó con Malvina en el Uruguay. Pero Pastorino contó siempre que ella irrumpió en la vida de Sandrini mucho después que éste rompiera su relación con Tita. Nunca se supo claramente qué pasó en realidad. Tita optó por el silencio (durante años, se limitabó a decir ‘Rezo por Sandrini todas las noches’ cuando se le preguntaba por él. Sandrini, por su parte, no ocultaba su molestia cuando algún periodista pretendía indagar en sus dos grandes amores.

Tita volvió a hablar de su relación con Sandrini años antes de morir. Fue una confidencia, un testimonio, un homenaje a ese gran amor: “Vivimos una hermosa historia. Dejé muchas cosas para estar junto a Luis, pero no me arrepiento de nada”.

Nota: laubfal.com